Economía

A falta de un estudio, los primeros datos parecen indicar que en la zona los ingresos locales por venta de “monte”, venta de madera no llegan a consolidarse hasta después de la guerra del 36. En Orotz parece que se adelantaron en el tiempo, sacándole provecho antes que en el resto de la zona, debido por un lado a la necesidad de madera para la industria local y por otro posiblemente a la calidad de sus robles.

También obtenían dinero con el arriendo de las yerbas del comunal y con el arriendo a los foráneos del derecho de caza.

AGRICULTURA Y GANADERÍA

Con el 85% del total, Orotz es el pueblo con mayor % de comunal del Pirineo Navarro. Esto ha implicado una vida comunitaria rica y compleja históricamente, dado que el uso del comunal requería de normas que facilitaran la convivencia entre vecinos. El comunal era un complemento imprescindible para sus habitantes obteniendo numerosos productos para su escasa economía; alimento para el ganado, hoja y helecho para cama, productos naturales y caza para alimentación, madera para leña y construcción, carbón vegetal,…
Desde principios del siglo XX y sobre todo después de la guerra, la madera se pagó muy bien y ha sido hasta hace pocos años, la fuente principal de la economía de los ayuntamientos.

Hoy día la agricultura es escasa, destacando sólo las huertas. Hubo unos años en los que el cultivo de la patata fue significativo pero se ha ido perdiendo con el tiempo.

El ganado ha bajado mucho en los últimos años.

INDUSTRIA

El Hierro

El nombre del barrio de Olaldea marca la ubicación de la ferrería medieval. En 1846, el ayuntamiento cedió terreno en Olaldea y se retomó la fábrica de hierro. Se arrendaron los edificios de la anterior fábrica, un salto de agua y derecho a cortar madera. Se construyó un alto horno de carbón vegetal, produciendo hierro colado con el que se elaboraban balcones, camas, columnas, placas para hogares, etc… además de hierro dulce en planchas, lingotes y clavos.

Las minas abastecían a la fábrica de Orbaizeta, hasta su cierre en 1884. En 1892, se cierra la fábrica y cesa esta actividad, en contra de la opinión del pueblo, que argumentaba que era su comunal, el Estado sacó a subasta sus instalaciones, aduciendo a una ley de 1857 que la había declarado desamortizable.

Madera

En 1782 comienza la explotación a gran escala de la madera de la Selva de Irati para la marina y en 1976, se citan talas en los bosques de Orotz y Garralda. El transporte se realizaba con almadías y el tráfico se intensificó durando hasta principios del S.XX. En esa época nace la empresa “El Irati” que tuvo una gran influencia en la zona, comprando bastantes lotes de madera tanto a Orotz cómo a otros pueblos del entorno. Ellos trajeron la técnica del barranqueo, el transporte de madera con troncos sueltos se utilizó hasta la década de 1950, llevando la madera hasta su fábrica de Ekai.

Los mayores oroztarras todavía tienen en la retina su paso. Tocaban la sirena avisando de la llegada de una pantanada, para que la gente evitara las orillas y no hubiera percances con la crecida del agua. Los puentes de Aribe, Olaldea, Orotz y Artozki, se llenaban de chavales y curiosos que observaban el paso de los barranqueadores.

Leopoldo Garmendía, vecino ilustre de Orotz, ideó una técnica de transporte de madera para bajarla hasta la papelera. Diseño unas vías con raíles de madera, que suavemente descendían a Olaldea. Con el desnivel existente, no hacía falta tracción, teniendo frenos manuales para controlar la velocidad.

Después de la guerra del 36, se generalizó el transporte por carretera y para bajar la madera de los montes, se impulsó el cable. Para descender desde la zona de Baigura a Orotz, cuentan que se construyó el cable más largo de Navarra, de más de 13 Kms.

La Papelera

En la década de 1840 se modernizó la fabricación de papel con las máquinas de tecnología contínua, aunque persistían los molinos. Para 1880 en la Península, había ya 5 fábricas con tecnología contínua en Tolosa, 3 en Bizkaia y 1 en Rentería. En Navarra estaba la de Villava-Atarrabia y en 1894, la sociedad “La Navarra” que gestionaba ésta, puso en marcha la de Olaldea. Dos empresarios vizcainos crearon en 1901, la gran empresa “Papelera Española” sobre la base de 10 fábricas, con las que contaban con más del 40% de la producción estatal. Entre ellas estaba la de Oroz-Betelu (Olaldea).

La sede se ubicó en Bilbao y pronto comenzaron a valorar los beneficios y restructurar la empresa en base a la rentabilidad. Así, la de Orotz se cerró en 1912 y la de Villava en 1924.

Agua y Electricidad

En pocos años, el Irati, desde la Selva hasta Aoiz, se convirtió en una sucesión de centrales, periódicamente ampliadas en potencia, produciendo electricidad para Navarra e incluso para la central de Orereta (Rentería).

En 1901 nace “Electra Irati”, que cuenta con la central hidroeléctrica “Irati” de Oroz, y es la segunda central de Europa que utiliza un voltaje elevado, 20.000 voltios. Un año más tarde, se construyen las centrales de Aoiz e Iñarbe. Poco después la de Artozki, y en 1907, nace la empresa “El Irati, SA”, que controla la zona en su totalidad junto con La Papelera Española. En 1913 se inaugura la de Olaldea. Este año se cumplen 100 años de su creación y se están preparando actividades participativas para acercar las centrales al pueblo.

Tras el cierre de la Papelera de Olaldea, la central suministraba electricidad a la papelera de Villava y con el cierre de esta, a la de Rentería, línea que hasta hace bien poco seguía funcionando.

En 1914 un violento incendio quema la central de Orotz, que se pone en marcha nuevamente una vez ampliada en 1923, poco después de la construcción del embalse de Irabia. Unos años después, se inauguran en la zona la presa y central de Usotz. En la década de 1940 se recrece Irabia y se construye las centrales a pie de pared y la de Betolegi.

La última central construida, segunda central de Olaldea, de turbinas verticales tiene sólo 8 años. Actualmente Acciona posee casi toda la infraestructura de la zona.

Carpintería

En 1965 Zacarías Iribarren presentó al Ayuntamiento de Oroz-Betelu un proyecto de fábrica de muebles para 60 trabajadores. La fábrica estuvo abierta durante casi 20 años generando empleo local, y fue reconvertida en la última época en la cooperativa “Irati”.

Actualmente, en las instalaciones de esta fábrica está la carpintería “Errotalanda” que emplea a 4 personas, todas ellas de Oroz.

SERVICIOS

Cómo muchos pueblos de la zona, Oroz tenía su tienda, bar, herrero, carpintero…y otros servicios, cómo la escuela infantil, que se cerró hacia 1991 con 9 niños.

En Olaldea trabaja la panadería “Espinal” para la zona de Oroz, Arce y Aezkoa.

Hubo un proyecto de granja de conejos desde 1992, pero la crisis del sector no dio tregua y se cerró por inviable.

La tienda del pueblo era una cooperativa local que cerró hace pocos años y en 2010 se reabre pero esta vez en un local , en los bajos del Ayuntamiento, con comercio y bar “Herriko Denda”, respondiendo a un proyecto impulsado por el Ayuntamiento.

Así mismo, se ha reconstruido el antiguo molino eléctrico y hoy día es un bar restaurante, “Zaldu”. Está junto a la piscina fluvial, proyecto llevado a cabo en la década de 1990.  También se mantiene abierto el bar “Erneta”, el de toda la vida…

Además de la piscina, hay otras infraestructuras de ocio. En 1997, el Consorcio de Turismo del Pirineo desarrolló una red 40 senderos locales balizados S.L. Proyecto pionero en Navarra, no demasiado valorado por otra parte pero que ha servido para asentar el senderismo en la zona.

Orotz tiene 2 frontones, uno en Orotz y otro en Olaldea.

Hay dos sociedades gastronómicas, una en cada núcleo poblacional.

A nivel de paisaje y aprovechamiento del monte, está en estudio la ordenación del monte de Orotz, Garaioa, Aribe y Garralda, en torno al robledal de Betelu, que puede ser un punto de partida para un proyecto ilusionante de recuperación y explotación sostenible del roble albar. Este robledal se considera uno de los más importantes a nivel europeo en esta especie “Quercus petrae” o roble albar.